martes, 27 de marzo de 2012

EDUCACIÓN EMOCIONAL: NIÑOS Y NIÑAS SERÁN FUTUROS ADULTOS CON SANA AUTOESTIMA


Ayer comenzamos en el Centro de la Mujer la actividad sobre Autocuidado Emocional, que desarrollaremos a lo largo de tres días , hasta el viernes 30 de Marzo.
En nuestra primera sesión estuvimos hablando de las emociones y cómo las expresamos, surgiendo el interrogante de si culturalmente hombres y mujeres aprendemos a hacerlo de forma distinta. A nuestro parecer, el estereotipo de las mujeres como el sexo "más emocional", aún persiste en nuestra sociedad. ¿Tú qué crees?

Sabemos que existen estudios que evidencian diferencias en el cerebro de chicos y chicas, pero no hay que olvidar, además, que niños y niñas están expuestos a lo que llamamos socialización diferenciada, es decir, los mensajes que nos llegan a través de la familia, el cole, los cuentos, las amistades y los medios de comunicación siguen marcando diferencias si van dirigidos a chicos o a chicas, y esas diferencias también tiene que ver con cómo expresamos nuestros estados emocionales.

Las emociones, que son una especie de respuestas psicofisiológicas al entorno, son innatas, y nos motivan a actuar y a interactuar con el medio; forman parte de nuestra salud mental, y debemos vivirlas de una manera sana, incluso cuando se trata de del miedo, la rabia o la tristeza. Incluso estas emociones consideradas "malas" o negativas, cumplen funciones de adaptación: el miedo nos sirve para protegernos y sobrevivir, la ira para defendernos y poner límites, y la tristeza para reconocer nuestro dolor, replegarnos y reflexionar.

Volviendo al interrogante anterior, hombres y mujeres hemos aprendido a expresarnos de distinto modo. Respecto a las cuatro emociones básicas (tristeza, alegría, miedo e ira), las mujeres aprendemos a expresar de una forma más natural la tristeza, la alegría y el miedo, mientras que en los hombres se valora más si se muestra fuertes, seguros, sin miedo, "penalizando" aquellos que muestran temor, o lloran en público. (y si no, pensad en el papel de hombres y mujeres en las películas en general)
Cuando atendemos a mujeres víctimas de maltrato, nos describen a sus parejas como hombres poco expresivos emocionalmente, carentes de empatía, que suelen canalizar sus miedos, sus frustraciones y sus temores a través de la ira, porque seguramente, haya sido la única emoción permitida y reforzada durante su infancia.
Es importante que a la hora de educar a niños y niñas, prestemos mucha atención a motivar la expresión emocional. Debemos aprender a expresar lo que sentimos, especialmente el enfado, al rabia y la frustración. No estamos hablando de reprimirlas, pero si de encauzarlas de forma no agresiva ni destructiva.

Las emociones se pueden y deben educar. Todas ellas son necesarias, sin que existan buenas o malas. Niños y niñas lo irán aprendiendo a medida que los adultos les enseñen.
Quien logra tener un nivel de control sobre sus emociones demostrará tener inteligencia emocional, convirtiéndose en personas seguras y con una sana autoestima.
Por el contrario, el "analfabetismo emocional" a la larga puede traer consigo otra serie de problemas, como puede ser conflictos en las relaciones sociales, abuso de drogas, trastornos alimenticios, violencia, ansiedad, depresión....



No hay comentarios:

Publicar un comentario