miércoles, 2 de mayo de 2012

LEY DE LA MAYORÍA DE EDAD DE LA MUJER CASADA


Hoy 2 de Mayo, no sólo se conmemoran en la Comunidad de Madrid los hechos acontecidos aquella jornada de 1808. 
Queremos también recordar otro asunto acaecido un 2 de Mayo, pero en 1975. Ese día se aprobó la ley 14/1975, que modificó la situación jurídica de las mujeres casadas. 
Aunque la Constitución de la II República había establecido por primera vez “que el sexo no podía ser fundamento de privilegio jurídico” (art. 25) y equiparó a hombres y mujeres en el ámbito de los derechos políticos (art. 36), la posguerra supuso para ellas un gran retroceso en su igualdad jurídica, como por ejemplo: "El Estado en especial prohibirá el trabajo nocturno de las mujeres, regulará el trabajo a domicilio y liberará a la mujer casada del taller y de la fábrica".

Hubo que esperar hasta el año 1975, (declarado por las Naciones Unidas Año Internacional de la Mujer),  para que una ley civil, conocida como la "ley de la mayoría de edad de la mujer casada",  estableciese la `casi´ equiparación en derechos respecto al hombre. El 2 de Mayo de 1975 se aprobó la reforma de cincuenta y nueve artículos del Código Civil. 


Esto significaba que la mujer dejaba de ser considerada como un mero satélite del marido. 


Las consecuencias más importantes de esta reforma fueron que:
-  la mujer dejaba de estar supeditada al permiso del marido para disponer de los bienes propios por sí sola, salvo que fuera menor de edad, derechos que le estaban prohíbidos hasta esa fecha.
- se modificó el artículo que decía «el marido debe proteger a la mujer, y ésta obedecer al marido»), por una nueva redacción: «el marido y la mujer se deben respeto y protección recíprocos, y actuarán siempre en interés de la familia»
- Se reconoció a la mujer casada plena capacidad procesal y de obrar respecto a la administración y disposición de sus bienes y estableció que ninguno de los dos cónyuges podía atribuirse la representación del otro, siendo antes el marido quien representaba legalmente a su mujer, y ésta no tenía representación legal propia.
- También se derogó la pérdida de nacionalidad por matrimonio, o el llamado "principio de unidad de la familia", por el cual la mujer que contraía matrimonio adquiría la nacionalidad del marido, y si el marido cambiaba de nacionalidad, la mujer debía asumir necesariamente esa nueva nacionalidad.

En este enlace se puede acceder al texto de la Ley 14/1975 


No debemos olvidar que el origen de las citadas reformas legislativas fueron los esfuerzos de mujeres juristas que se movilizaron, en muchos casos a nivel individual,  para modificar el estatus legal de las españolas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario